Seguro de Caución

El Seguro de Caución al igual que el aval es un procedimiento muy extendido dentro de nuestro sistema económico que presenta unas particularidades importantes y desconocidas a la par.

El aval es un compromiso solidario de cumplimiento de obligaciones, bien dinerarias o de otro tipo a favor de un tercero. A efectos prácticos y legales, el aval monetario por el que un tercero presta el consentimiento voluntario de garantía de la deuda del acreedor al deudor si el deudor no cubre los pagos pactados.

El Seguro de Caución, es aquel mediante el cual, el asegurador se obliga a indemnizar al asegurado por los perjuicios que sufra en caso de que el tomador del seguro incumpla las obligaciones, legales o contractuales, que mantenga con éste.

La garantía de un aval bancario y un seguro de caución es la misma. (Real Decreto Legislativo 2/2000 de 16 de Junio, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley 13/1995, de 18 de Mayo, de Contratos de las Administraciones Públicas)

VENTAJAS DE SEGURO DE CAUCIÓN VS AVAL

Con la contratación de un seguro de Caución las ventajas sobre el Aval bancario son muchas, el seguro de caución no tiene comisiones por emisión o cancelación de cada operación, sin otros gastos como por ejemplo la intervención de fedatario público, sin contragarantías, pero la que más destaca es que NO consume riesgo bancario en la CIRBE, por lo que las líneas financieras de las que  puedan disponer quedarán libres para financiar otros proyectos.

Por ser una prima de seguros tendría un tratamiento deducible de impuestos. El seguro de caución no aparece en balance, el aval bancario sí.

LOS SEGUROS DE CAUCIÓN MÁS HABITUALES:

  • Licitación o provisionales

El importe de la garantía provisional lo fija el órgano de contratación y no podrá ser en ningún caso superior al 3% del presupuesto estimado del contrato.

Se puede exigir la constitución de esta garantía, previa presentación de las propuestas a todos los licitadores, para responder del mantenimiento de sus ofertas hasta la adjudicación del contrato.

Una vez constituida, el documento justificante de constitución de la garantía, se deberá enviar al órgano de contratación junto con la propuesta, lógicamente antes de la fecha de finalización del plazo de entrega de propuestas.

  • Las licitaciones públicas internacionales

Son procedimientos formales dirigidos a adquirir un bien, construir una obra o recibir un servicio por medio de los cuales las agencias ejecutoras (generalmente gobiernos u otras administraciones públicas) solicitan públicamente, reciben y evalúan con criterios objetivos y conocidos ofertas, adjudicando el correspondiente contrato al licitador que presente la propuesta más ventajosa.

  • Ejecución o Definitivos.

Garantía definitiva: Esta garantía se exige a la empresa que resulta adjudicataria del concurso por haber presentado la oferta económicamente más ventajosa, para responder ante un posible incumplimiento o un cumplimiento defectuoso del contrato. Ha de constituirla en un plazo de diez días hábiles a contar desde el siguiente a aquel en que se reciba el requerimiento por parte del órgano de contratación. El importe de la garantía será un 5% sobre el importe de adjudicación, salvo casos excepcionales. La constitución de la garantía definitiva es condición sine qua non para la adjudicación del contrato. Si no se constituye en el plazo establecido, el órgano de contratación procedería a adjudicar el contrato a la empresa que haya quedado siguiente en la valoración de las ofertas.

  •  Bid Bond, Tender Bond, Tender Guarantee o Guarantee for Preliminary Deposit:

Su objeto es garantizar el compromiso de que se aceptará un contrato de acuerdo con la oferta establecida en el caso de que dicha oferta fuese admitida. Es de uso habitual cuando se desea acceder a concursos o licitaciones en otros países y en la mayoría de ocasiones son para el acceso a Concursos-Ofertas de empresas públicas, organismos estatales, organizaciones internacionales, etc.  El importe suele ser de hasta un 10% del valor de la oferta.

  • Garantía de Buena Ejecución (Garantía de Cumplimiento, Performance Bond o Performance Guarantee):

Su finalidad es garantizar el posible incumplimiento de las obligaciones según el contrato establecido hasta la fecha/s previstas para el cumplimiento de las mismas. Este tipo de garantías son muy utilizadas en el Comercio Internacional por cuanto su utilización es muy diversa. Se utiliza para contratos de suministros de mercancías, prestaciones de servicio, funcionamiento de máquinas e instalaciones, etc. Al igual que la Garantía de Licitación, suele ser un porcentaje  entre el 10 % y el 20 % determinado sobre la operación principal contratada.

  • Garantía de Devolución (Garantía de Pago Anticipado, Advance Payment Guarantee o Repayment Guarantee):

Tiene como objetivo asegurar al beneficiario la devolución de los pagos anticipados por él a cuenta de un contrato en el caso de que dicho contrato no fuese finalmente llevado a término. El caso más claro de aplicación de este tipo de Garantías es para cubrirse la devolución de pagos anticipados por un contrato de suministro de mercancía, si bien es también aplicable a otros tipos de operaciones.

  • Garantía de Mantenimiento (Maintenance Guarantee, Warranty Guarantee):

Cubre al comprador de posibles defectos o fallos en la obra o el equipo adquirido, así como del incumplimiento del contrato de mantenimiento del mismo por parte del vendedor. Se mantiene vigente hasta que la obra o el equipo se aceptan por el comprador definitivamente y se termina el período de mantenimiento.

  • Downt payment / advance payment.

Estas garantías nacen para el caso de que el vendedor solicite al comprador un pago anticipado; de este modo el comprador se garantiza la devolución de las cantidades anticipadas en caso de que el vendedor no cumpla con el contrato. Se emiten antes de realizar el pago a cuenta y se supedita su entrada en vigor al momento en que se realice el pago. El importe de la garantía coincide con el del pago anticipado o a cuenta

  • Garantía de Pago/Cobro (Payment Guarantee):

Este tipo es quizás el de mayor utilización, por cuanto las operaciones que cubre son las que se suelen dar con mayor asiduidad. Si bien, todas las garantías antes mencionadas garantizan un pago/cobro, damos esta definición específica ya que suelen garantizar dicho pago/cobro independientemente de lo que haya sucedido con la operación principal.

Por norma general, suelen ser EJECUTABLES A PRIMERA DEMANDA, es decir, contra el simple requisito de que el beneficiario indique que no se ha cumplido la operación garantizada (a veces, con algún otro documento: factura, certificado, etc) pero sin que deba probarse la veracidad del incumplimiento contractual. Entrañan un elevado riesgo para el ordenante, porque podría verse obligado a pagar si fuese ejecutada la garantía, aunque por otra vía hubiese efectuado el pago de la operación principal. Los casos más claros de aplicación son:

    • Garantizar la concesión de operaciones de riesgo en otro país (préstamos, cuentas de crédito, etc).
    • Garantizar el pago de un suministro de mercancías (puede ser sobre una operación concreta o sobre un suministro periódico).
  • Garantías a primera demanda:

Las garantías a primera demanda son un contrato totalmente independiente de la propia transacción mediante el cual la aseguradora garante asegura al beneficiario el pago del importe garantizado a la primera demanda de éste sin posibilidad de que se le exija ninguna prueba de que no se ha cumplido el contrato en el que se basó la garantía.

Las garantías de caución a primera demanda ofrecen una serie de ventajas para las partes:

A) Para el beneficiario (cliente en el extranjero):

Sabe que recibirá la cantidad pactada en el contrato de garantía sin tener que presentar ninguna prueba con respecto a que el contratista o suministrador ha incumplido con sus obligaciones contractuales.

B) Para el garante (situado normalmente en el país del beneficiario):

Este tipo de garantías a primera demanda no le dan ninguna problemática, ya que no tiene que estudiar ningún documento legal de incumplimiento de contrato para pagar al beneficiario, y después, para reclamar al obligado principal (suministrador), normalmente sólo tiene que demostrar que hizo frente a la garantía

C) Para el ordenante (suministrador español):

La obtención de una garantía a primera demanda le dará una muy buena imagen delante de su cliente extranjero, al cual demostrará su alta competitividad y la seguridad de total cumplimiento de sus obligaciones contractuales. Además, la obtención de la garantía a través de una aseguradora de primera fila demuestra una seriedad y confianza total.

El único inconveniente que se puede vislumbrar en estas garantías es también para esta última figura, el ordenante, dado que éste se verá obligado a ejercer una acción judicial para reclamar el posible pago sin justificación al cliente extranjero. Es decir, si el cliente reclama a la aseguradora la garantía, éste se la pagará sin demandarle pruebas del incumplimiento del ordenante, y éste tendrá que emprender alguna acción legal que demuestre la injustificación de la reclamación, soportando los gastos de estas acciones.

Además, cabe destacar que las garantías a primera solicitud son un contrato principal que surge con independencia de la obligación garantizada; es por ello que las excepciones oponibles por el ordenante (suministrador) frente al acreedor beneficiario no pueden ir referidas a la relación jurídica existente entre deudor y acreedor en el contrato de base.

Para los detractores de las garantías a primera demanda, éstas encarecen la operación para el ordenante y, sobre todo, desequilibran la igualdad contractual de las partes.

Las garantías a primera demanda o a primera solicitud son una creación de la práctica aseguradora internacional, y no están reguladas prácticamente por ningún ordenamiento jurídico nacional.

Esta figura no tiene regulación específica en nuestro Derecho Mercantil español. Solo se puede hacer referencia a la “garantía mediante fianza”, en la que se han pronunciado sentencias del Tribunal Supremo con referencia a las garantías de primera demanda.

  • Aplazamiento de Impuestos ante la administración Española.

Mediante Seguro de Caución. Cualquier tipo de Impuesto, tasa o pago que haya que realizar ante cualquier administración pública: Ya sea Impuesto de Sociedades, Liquidación de Impuestos de IVA, Cuotas ante la seguridad social, y en general cualquier otro impuesto estatal, autonómico o local.

  •  Garantías ante autoridades aduaneras u organismos comunitarios.

Estas garantías se utilizan, dentro de la Unión Europea, como “aval de tránsito comunitario”. Con él se permite que la mercancía transite por los distintos países sin necesidad de despacho y liquidación de derechos aduaneros

icono-pdf

Modelo Aval Importación Aduanas

Tipos de contragarantías caución

  • CCI (Corporate Counter Indemnity)

Es el contrato entre dos partes que garantiza al garante que el asegurado indemnizará mediante pago de cualquier pérdida que el emisor de la garantía pueda sufrir. Estos acuerdos se rigen por el Derecho contractual y se utilizan en las transacciones tales como avales y préstamos, etc

  • Carta de crédito de garantía o contingencia (Stand-By):

Tiene como finalidad primordial la de afianzar o garantizar el pago de una obligación contraída por el ordenante a favor del beneficiario como consecuencia de operaciones de diversa índole (como: garantizar impagos de operaciones activas concedidas, impagos de efectos mercantiles, etc.).

Puede también sustituir a cualquiera de las modalidades de garantías desarrolladas anteriormente. Se rigen por la Publicación número 590 de la CCI, aprobada el 06.Abr.98 y en vigor desde el 01.Ene.99.

  • Comfort Letter (Carta de Intenciones, Carta de Patrocinio, Lettre de Patronage):

El objeto de la misma puede ser muy variado, si bien las finalidades más conocidas sean: una “toma de razón”, donde una empresa (generalmente matriz), manifiesta tener conocimiento de que otra empresa (generalmente filial o participada) está tramitando o ha tramitado una determinada operación de riesgo, y que la apoya, sin que ello suponga su Garantía o Aval a la operación; Otras veces son “acuerdo de intenciones”, como pueden ser un futuro plan de inversiones, inyecciones de capital o futuros préstamos a su filial, etc.